Hogar

Convierte tu terraza en un auténtico mirador

Muchos de nosotros, por no decir casi todos, soñamos con la oportunidad de tener una casa en la playa con vistas al mar, sol durante muchos más días y esa brisa marina que tanto relaja por las mañanas.

Pero una terraza en un sitio como la playa también se puede convertir en un inconveniente si no sabemos cómo rentabilizarla. Si vamos a un sitio costero veremos que la mayoría de viviendas tiene cortinas de cristal cerrando sus terrazas.

¿Por qué?

Aunque la brisa marina y su aire limpio nos relaje también trae consigo la humedad y los restos de sal que se posan a diario sobre aceras, coches y balcones. Tener nuestra terraza al aire libre durante todo el año significará exponer todo lo que tenemos ahí a la humedad de la costa.

Por lo tanto en épocas más frías e incluso durante las noches de verano secar nuestra ropa al aire libre será misión imposible. ¿Cuántas veces hemos dejado olvidado algo durante la noche y nos hemos despertado con eso más mojado todavía?. Sin contar con el efecto que tenga sobre los muebles.

La brisa marina está muy bien en verano para refrescarnos, pero vivir a pie de playa también implica que con rachas un poco más fuertes de viento nuestra terraza y por consiguiente todo lo que tenemos allí se llene de la arena de la playa.

Y si encima tenemos al lado chiringuitos o una playa en la que veranean muchas familias no tener acristalada la terraza significa tener nuestro salón o habitación mucho más expuesto a los ruidos externos, por lo tanto tendremos menos paz y menos descanso.

 

¿Qué conseguimos gracias a las cortinas de cristal?

Una terraza en perfecto estado durante todo el año, gracias a los cerramientos de terrazas podremos proteger nuestro espacio de la humedad, de la lluvia, de la arena durante todo elaño. Si hace un día muy bueno bastará  con abrirlas y tendremos un espacio al aire libre.

Además gracias al acristalamiento nos protegemos de los ruidos exteriores ya que hacen de barrera y también conseguimos ahorrar en la  factura de la luz y gas. Si nuestra terraza da al sur estará iluminada durante todo el día y en invierno bastará con dejar que los cristales nos hagan de “invernadero” para calentarnos.

Con una terraza así podremos disfrutar de la tumbona durante todo el año, llenar nuestra terraza de plantas del lugar y que parezca un auténtico mirador, utilizarla para desayunar por las mañanas mientras miramos al mar o aprovechar la luz y convertirla en un lugar de lectura.

 

¿Qué tipos de cristaleras para terrazas podré encontrar en el mercado?

Podremos optar por cerrar completamente nuestra terraza y deslizar y plegar los paneles de vidrio a un lado cuando queramos o elegir acristalamientos a media altura.

Estos últimos van de la barandilla o muro al techo, así tenemos la impresión de que se trata de una terraza al aire libre. En estos casos se suelen usar cristales que van de los 6 mm a los 12 mm y que soportan vientos de hasta 300km/h, sin perder ni un ápice de luminosidad.

Los acristalamientos de suelo a techo nos permiten instalar cortinas de cristal cuando no disponemos de una barandilla adaptada a ellos. 

Se instalan desde el suelo al techo, dentro de la terraza y de la barandilla. Estos cristales, debido a su altura, son de mayor grosor, lo que hace que su resistencia aumente evitando así  en mayor medida el viento, los  cambios de temperatura o el ruido externo.

Sin duda acristalar una terraza en la actualidad significa protegerla de las inclemencias temporales y poder disfrutarla durante todo el año sin perder el aspecto de terraza y ni un ápice de luminosidad.

Etiquetas: , , ,

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies